Saltar al contenido

Chistes buenos y graciosos

¿A quién no le gustan los chistes graciosos? La verdad es que es difícil encontrar a alguien que no. Es por esto que hoy te traemos una lista con los más valorados de todo internet.

Conoce los mejores chistes muy buenos y graciosos que tenemos para ti, acompañados de una gran explicación de por qué te los recomendamos:

Chistes buenos de risa

Comienza ahora mismo a leer nuestra recopilación:

  • – ¿Algún doctor en el avión?
  • – Yo soy doctor, ¿qué pasa?
  • – ¡Un infarto!
  • – Soy doctor en filosofía…
  • – ¡Va a morir!
  • – Todos vamos a morir.

  • Llega un hombre a una fábrica buscando trabajo, y el gerente le dice:
  • – Lo que pasa es que aquí hay poco trabajo.
  • – ¡Justo es eso lo que ando buscando!

  • ¿Qué es peor que encontrarse un gusano la manzana?
  • -Encontrarse medio gusano.

  • – ¿A dónde le llevo?
  • – ¡Donde le dicte su corazón!
  • – Deja las bromas y bájese del taxi, por favor.

  • -¡Familia hoy comemos afuera!
  • -¡Síííííííííííí! ¿Dónde vamos a comer papá?
  • -A la terraza.

  • – Los hombres inteligentes siempre dudan, sólo los tontos creen que lo saben todo.
  • – ¿Está seguro profesor?
  • – ¡Totalmente!

  • Yo soy tan buena persona que no madrugo para que Dios ayude a otro.

  • Le puse 5 estrellas a una película malísima, porque si yo perdí 2 horas de mi vida viéndola, no seré el único.
  • -Típico usuario de Netflix.

  • – ¿Nivel de inglés?
  • – Alto.
  • – Diga “memoria”.
  • – Memory.
  • – Póngalo en una frase.
  • – Salté por una ventana y memory.

  • – Oye ¿Sabías que las cajas negras de los aviones en realidad son naranjas?
  • – ¿Cómo? ¡¿Entonces no son cajas?!

Los chistes ayudan a mejorar la memoria a largo plazo

Además de su función social, los chistes muy buenos y graciosos al tener mensajes instructivos captan la atención de los oyentes de forma que estos al entender el contenido, aumenta la capacidad de procesamiento de la información en el cerebro.

Esto tiene como consecuencia una mayor retención del contenido dado para el aprendizaje, es decir, permanecen en nuestra memoria por más tiempo. Es por eso que son fáciles de recordar y aprender.

También, los chistes buenos y graciosos nos ayudan a conectar con otras personas, además son perfectos para encajar en un círculo social.

A la mayoría de las personas les gusta estar rodeada de gente y reír a montones, esto se debe a que cuando estamos de buen humor liberamos serotonina, las endorfinas ligadas a la felicidad y el placer.

Tener un buen sentido del humor y reírse con frecuencia ayuda a que tengamos experiencias positivas, que además asociamos con las personas que nos rodean. Aprender chiste buenos que den risa, seguro que te hará el centro de atención  y te recordarán como una persona fresca alegre.

¡Sigue leyendo chistes relacionados!