Saltar al contenido

Chistes buenos

Si llegaste hasta aquí buscando los mejores chistes buenos, eso es justo lo que tenemos para ti. Contamos con chistes de todo tipo y para todas las edades, ¡Descúbrelos todos!

Los mejores chistes de todos están aquí y además, organizados por las siguientes categorías para que encuentres rápidamente el que estás buscando. De esta forma no te pasarás horas buscando un buen chiste para contar. ¡Entra en una de ellas para ver chistes buenos!

chistes buenos y graciosos

Chistes buenos y graciosos

¿A quién no le gustan los chistes graciosos? La verdad es que es difícil encontrar ...
Entrar
chistes buenos largos

Chistes largos buenos

Los chistes largos suelen ser los más buscados de todos los tiempos y es por ...
Entrar
chistes buenos de jaimito

Chistes buenos de jaimito

Es conocido que los chistes son muy buenos para la salud emocional, pues ayudan a ...
Entrar

¿Qué hace graciosos a los chistes buenísimos?

Hay diversos factores que apuntan a la gracia de los chistes, entre ellos la empatía de quien lo cuenta, el contexto o incluso el receptor serán fundamentales para catalogar a un chiste como buenísimo.

De hecho el factor primordial de la gracia de los chistes está en el público, si estos no están predispuestos a encontrar gracioso el chiste, definitivamente será malo. Sin embargo, hacer que nuestro público suelte la carcajada no debe ser un asunto difícil ¿o sí?

Dependerá también del tipo de público, no es lo mismo bromear con amigos que en el trabajo. Sin embargo, todos los seres humanos reímos y el humor es una característica innegable que poseemos. Los chistes generalmente son cuentos absurdos y por eso generan risa.

Estos tienen un contenido que trasgrede la realidad, y cuando estamos ante algo que es imposible de comprender para nosotros muchas veces nos genera risa. Aunque también existen los chistes inteligentes, que invitan a pensar para poder entenderlos.

Lo cierto es que tanto fisiológicamente como socialmente estamos caracterizados por reír y sonreír y los chistes tienen una gran habilidad para sacar una gran carcajada de nosotros. Conozcamos ahora cuáles son los tipos de chistes que hay.

Tipos de chistes

chistes buenos para contar

Cuando nos expresamos verbalmente podemos proyectar diferentes tipos de sentimientos, y una de las características más propias del ser humano es el humor. Cuando decimos chistes creamos empatía y un ambiente divertido libre de estrés, por lo que estas pequeñas expresiones orales siempre son bien recibidas por el público.

Además, podemos hacer chistes muy buenos casi de cualquier situación, incluso una autocrítica puede nacer en forma de chiste. Eso se debe a que los humanos podemos hacer de cualquier tipo de situación algo gracioso.

Aunque el buen sentido del humor tiene varias vías de expresión como el relato satírico o la viñeta del periódico, ninguna tiene tanto impacto como el chiste. Es siempre importante tener en cuenta el público y contexto a la hora de contar chistes, porque en ocasiones pueden llegar a ser ofensivos. Es por esto que, conocer los diferentes tipos de chistes es una buena idea.

Los chistes muy buenos pueden regalarnos momentos de alegrías, siempre que tengamos el carisma para contarlos. A continuación te dejamos los tipos de chistes que hay con ejemplos para que puedas ganarte el público sin problemas.

Chistes clásicos

Son chistes que se apoyan en personajes típicos de la zona, por ejemplo, en Latinoamérica suele usarse a “Jaimito” como dicha persona, esto sirve para que todos reconozcan de forma inmediata que lo siguiente a decir será un chiste.

Ejemplo: “Jaimito le pregunta a su maestra:

– Maestra, ¿me castigaría por algo que yo no hice?

– Claro que no, Jaimito.

– Qué bueno, porque no hice la tarea.”.

Chistes inteligentes

Esta clase de chistes se basa en información real que necesita un análisis para entender el trasfondo cómico. Los hay de todas las áreas de conocimiento desde matemáticos hasta filosóficos.

Por ejemplo: “Sr. Shrödinger, su gato ha sufrido un accidente. Tengo buenas y malas noticias…”:

Chistes irónicos

El contenido de estos chistes comienza de manera positiva, pero luego da un giro para crear un panorama totalmente distinto al del comienzo.

Por ejemplo: “Si ves sonriendo a alguien cuando todo le sale mal… es porque ya sabe a quién va a  culpar”:

Chistes absurdos

Estos son los chistes que por no tener ningún sentido generan risa. Claro, son chistes para personas con un humor particular.

Por ejemplo: “¿Cuál es el santo que pica? El zan-cudo”.

Chistes verdes

Suelen llamarse chistes verdes a aquello chistes que tienen una connotación sexual. Generalmente, son chistes para adultos y que tienen algún doble sentido para llamar la atención del público.

Por ejemplo: “Doctor ¿Qué quiere decir con que mi hija tiene un ventilador en los ovarios?

-No señora, lo que le he dicho es que a su hija se la han ventilado unos cuantos”.

Chistes de “se abre el telón…”

Es un chiste que emula la escena teatral, pues comienza con una imagen cuando se abre el telón y luego otra al final. Se tiene que adivinar el “nombre de la obra”, que es realmente la sucesión de los hechos mencionados anteriormente.

Por ejemplo: “Se abre el telón y sale una mona comiendo un coco en medio de la carretera. Baja el telón. Vuelve a subir el telón pasa un camión y la atropella. Se cierra el telón, entonces  ¿cómo se llama la obra?

– La mona lisa”.

Beneficios del buen humor

chistes buenos de verdad

Los chistes están relacionados con un área del cerebro llamada corteza prefrontal ventral medial. Esta parte genera actividad cuando escuchamos un chiste, haciendo que la persona sienta placer cuando se escucha.

Cuando apartamos el significado semántico del chiste, es decir, su significado, contexto o coherencia y captamos ese “contenido gracioso” que hay de fondo sentimos una sensación de alivio y placer.

Es por eso que los chistes funcionan como una buena terapia para combatir el estrés o y calmar las tensiones. Asimismo, el buen humor puede fomentar buenos hábitos en la familia y aliviar momentos pesados de regaños hacia los niños.

La risa se relaciona con el cariño y una familia con buenos hábitos humorísticos es una familia feliz. Es importante que durante el crecimiento de los niños aprendan a reírse, esto no solo les ayudará en su autoestima, también a desenvolverse socialmente y adquirir un carácter alegre.

¿Por qué recomendamos los chistes buenos?

Los chistes buenos para contar siempre serán una buena manera de romper el hielo cuando llegamos a un lugar nuevo, además de ser excelentes ejercicios anti estrés. También pueden relajar una situación incómoda.

Siempre recomendamos incluir en la educación de los niños a temprana edad los chistes, pues la risa es una característica de las personas empáticas y carismáticas. Asimismo, este pasatiempo puede ayudarle a afianzar los momentos familiares y crear lindos recuerdos alegres.

Encuentra aquí los mejores chistes buenos, tenemos chistes para niños, largos cortos y los mejores de Jaimito, no se pierdan ninguno de los chistes de nuestras categorías.